1.- No sobrevalores lo material

Nada material satisfará tus necesidades interiores de paz y espiritualidad. Te pueden distraer o mejorar el momento, pero lo importante está en ti. En una época en la que valoramos tanto las marcas, los productos, los influencers y las tendencias es difícil pensar que nuestro interior tiene algo interesante que ofrecer. Pero siéntate contigo en lugares tranquilos y reflexiona que te hace feliz. Te darás cuenta que lo más valioso no son las cosas materiales.

2.- Aporta trabajo de valor que te reditúe

Trabaja con la mente y el corazón. Busca la manera de hacer las cosas mejor. Ofrece ayuda, busca opciones para entregar las cosas bien. Observa tus pasiones y orientate a hacer lo que más disfrutes y que el mundo esté dispuesto a pagar. Aquello que disfrutas haciendo pero que nadie quiere comprar es mejor dejarlo como pasatiempo y concentrarte en lo que las personas necesitan. Los ingresos estarán ligados a tu desempeño y a la calidad con la que haces cosas que generan valor. Si haces cosas extraordinariamente bien y que además ayuden a otros, el ingreso inevitablemente vendrá.

3.- Gasta menos de lo que ganas SIEMPRE

Si gastas más de lo que ganas estás condenado a que otras personas pongan el faltante y eso te crea obligaciones. Estas obligaciones estarán ahi hasta que decidas cumplirlas y si quieres una vida tranquila es muy molesto tenerlas. Tampoco es bueno gastar exactamente lo que ganas porque la vida te dará imprevistos y si no tienes ahorros volverás a recurrir a la deuda. No hay otra fórmula. Se tiene que acumular para estar preparados.

4.- Dale buen trato a los recursos que tienes

Repara las cosas que se rompan, recicla, dona y aprovecha tus pertenecias. Cada cosa que entra a tu vida la ganaste con esfuerzo tuyo o de alguien más. Cuida hasta el mas pequeño de los objetos, evita el desperdicio y el descuido de todo lo que llegue a tus manos. Si algo ya cumplió su función, agradece y deja que siga su camino. No solo mejorará tus finanzas sino que resguardará los recursos de este planeta.

5.- Cultiva la generosidad

No siempre se refiere a regalar dinero. Hay muchas formas de dar. Piensa como puedes ayudar a tu prójimo sin esperar nada a cambio. La riqueza es también una actitud y cuando piensas en escasez, esta tarde o temprano te alcanzará. Las cosas materiales solo son un medio que mejoran nuestra estancia en la vida pero nunca serán más importantes que las personas.